La Quiropráctica y los Mayores

Para los que no quieren resignarse a ver disminuir su calidad de vida con el paso del tiempo y desean añadir, no sólo más años a la vida, sino más vida a sus años, la Quiropráctica puede darles este apoyo que buscan.

A esta edad el cuerpo se hace más delicado y con un metabolismo general más lento y frágil.   Un esqueleto más endeble tolera peor  la agresividad de los fármacos y la cirugía.  Necesita un enfoque más conservador, sin efectos secundarios, que respete la fisiología natural en vez de alterarla, que se adapte a las necesidades individuales de cada persona, como sólo la Quiropráctica puede ofrecer a un paciente.

Todas las personas, y en especial los mayores, pueden verse muy beneficiados con el cuidado quiropráctico, cambiando la dinámica de la sobre-medicación y los problemas que conlleva, como la adicción y los efectos secundarios dañinos.

Nuestros pacientes de más edad encuentran con la quiropráctica un camino seguro y natural hacia mayor vitalidad, más movilidad, una actitud más positiva ante la vida. Duermen mejor, se cansan menos, tienen más ganas de salir y realizar actividades y socializar. Muchas personas encuentran una notable mejoría en patologías crónicas que ya habían dado por irrecuperables, y lo que es aún mejor, han disminuido o incluso eliminado, la medicación.

La Quiropráctica no sólo ayuda a la recuperación de las funciones locomotoras, sino que puede ayudar al organismo de la persona mayor a volver a un mejor nivel de vitalidad y de salud en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies